Cómo Diseñar el Menú de tu Restaurante (Menú Engineering II)

Ya te hemos explicado en qué consiste el Menú Engineering, los beneficios que tiene en tu negocio y cómo clasificar tus platos según su rentabilidad. Ahora viene la parte más práctica (y “complicada”): aplicar lo aprendido para preparar el que será el menú de tu negocio.

En este post te explicaremos, paso a paso, cómo preparar un menú en el que tanto tu negocio como tus clientes salgan ganando.

¡Allá vamos!

El menu a fuego lento

El menú de tu negocio ha de cocinarse como el resto de platos de tu carta: paso a paso y a fuego lento. Por ello es importante seguir una serie de pasos que garanticen que tu nuevo menú es exactamente lo que tu negocio necesita.

Recoger datos:¿Cuánto tiempo vas a analizar para poder sacar conclusiones?

Si tu negocio tiene un elevado número de clientes lo más recomendable sería analizar los últimos tres meses, pero en caso de no ser así quizás puedas analizar los últimos seis meses.

Datos necesarios: ¿Qué datos necesitas para poder hacer un análisis completo?

Aquí es importante no mezclar: haz el análisis solo según los grupos de producto (pescados por un lado, carne por otros, etc) y prepara una tabla en la que recojas el número de ventas, el coste del producto y el precio de venta al público.

Análisis de popularidad: ¿Qué platos de tu carta son los más populares?

Para poder reconocerlo, has de conocer las unidades vendidas de un plato respecto al resto de platos del menú.

Análisis de rentabilidad: ¿Qué platos de tu carta son más rentables?

Ya sabes qué platos son los más populares en tu carta, pero ¿qué hay de las ganancias? Con este análisis podrás conocer las ganancias generadas por cada elemento de tu nuevo menú.

cómo diseñar un menu restaurante

¡Hora de reestructurar tu menu!

¿Recuerdas que hablamos de platos estrellas, vacas, enigmas y perro? Pues ha llegado el momento de decidir junto a tu equipo qué hacer con todos ellos.

Una vez lo hayas hecho, es hora de reestructurar tu menú. Ten en cuenta que el objetivo es conseguir que tus comensales gasten más y seleccionen los platos que mayor beneficio te den.

¡Descubre las mejores técnicas para conseguirlo!

Haz que los productos que mayor beneficio te den llamen la atención: Usa fotografías profesionales o cualquier elemento que ayude a resaltarlo. También puedes colocarlo en la parte central o en alguna de las esquinas superiores de tu menú.

Pon un producto MUY caro en tu menú: Este producto hará de señuelo si lo colocas cerca de esos platos que te den mayor beneficio, ya que el precio de estos resultará aún más atractivo.

-¿Ración grande o pequeña? ¡Ofrece las dos! Haz que la diferencia de precios sea lo suficientemente atractiva como para que la ración más pequeña resulte apetecible y no precises el tamaño de las raciones. ¡Verás cómo tus clientes te piden la ración de menor tamaño!

-¿Qué hacemos con los precios? En primer lugar, nada de columnas de precios, puntos que lleven del nombre del plato al precio o signos de dólar o euro. Y lo de acabar un importe con “.99” es de otra época. Coloca el precio después del nombre del plato en su misma fuente tipográfica y mismo tamaño. ¡Así harás que tus clientes no destaquen el precio!

Información, información, información. Tus clientes quieren saber qué van a comer. Quieren tener ese “match” con el plato que están buscando (sin saberlo). ¡Escribe descripciones detalladas de tus platos!

7 Últimos Consejos

Ya casi lo tienes. Unos retoques por aquí y por allá y tendrás listo tu nuevo y flamante menú.

  1. Ten una carta exclusivamente para los postres.
  2. No des demasiadas opciones. Según varios psicólogos y su “paradoja de la elección” a más opciones más ansiedad sentirá tu clientela, con lo que no ofrezcas más de siete opciones por categoría.
  3. El tamaño de tu menú ha de ser razonable para que lo puedan manejar tus clientes.
  4. Fotos sí…pero no siempre. A veces es mejor no mostrar ninguna foto a llenar tu menú de imágenes de los platos que tus clientes encontrarán.
  5. Tu menú ha de ser leído con facilidad. Cuida el tamaño de letra y la tipografía.
  6. Humaniza tus platos. No es lo mismo “Torrijas de Semana Santa” que “Torrijas de la abuela”.
  7. El color puede ser tu mejor aliado. Trabaja tus colores corporativos, pero también has de aprovechar esos colores que ayudarán a llamar la atención.

Y ahora…¡a crear tu nuevo menú perfecto!

¡Ah! y si estás insteresado en ofrecer una carta digital… ¡Contacta con nosotros!