Hacienda entra en el siglo XXI

11 diciembre, 2014 Agora POS Agencia Atributaria

Desde que el pasado día 20 de Octubre, la Agencia Tributaria publicara su nueva estrategia para el procesamiento del IVA, son miles los artículos que circulan por la red aportando mas sombras que luces sobre un tema tan delicado como el pago de los impuestos.

Todos los que de alguna manera hemos enfocado nuestra faceta profesional a desarrollar o implantar sistemas de ventas, sabemos que si bien los procesos ligados intrínsecamente a la venta o al aprovisionamiento se han visto afectados por la tecnología de  forma sustancial, este impacto no se ha producido de igual modo en la presentación de impuestos. Es muy común la figura de la asesoría fiscal que recopila de sus clientes los distintos documentos de cobro, cintas de control, cierres de cajas o zetas, para extraer la información con la que rellenar el correspondiente modelo de hacienda. Pues bien, la Agencia Tributaria a puesto fecha de caducidad a estos procesos. A partir del 1 de Enero del 2.017, se establecerá un plazo máximo de cuatro días entre la emisión o recepción de una factura nominal o simplificada y su registro en el sistema de Suministro Inmediato de Información de la Hacienda Publica, más conocido como SII.

En resumida cuentas, será la propia Agencia Tributaria la que tenga la información suficiente para poder llevar los libros de registro de IVA de las empresas, y por tanto el calculo de las liquidaciones periódicas correspondientes. Como es lógico, este es el primer paso hacia un sistema en tiempo real de tributación, donde la información no estará en los ordenadores de los contribuyentes, sino en él de la administración.

De momento, esta medida solo afectará básicamente a la liquidación del IVA en las grandes empresas, pero es seguro que poco a poco irá trasladándose tanto a otros impuestos como a PYMES y autónomos.  Esta nueva estrategia impositiva supondrá una modificación sustancial en el software de TPV, y tanto restaurantes, bares, cafeterías, supermercados o comercios, deberán de adaptarse de forma gradual a la automatización del procesamiento de impuestos.

En nuestros vecinos portugueses recientemente se implantó un sistema conocido como SAFT-PT, basado en una directiva europea, y que consiste en el envío de forma automática de los documentos de venta a la administración, mediante software de venta homologado que garantiza el cumplimiento de la normativa tributaria. Toda parece indicar que esta vez Hacienda entra en el siglo XXI.