Lamucca

13 marzo, 2017 AgoraPOSLaMucca

Desde el 2007, depende de como se mire, ha transcurrido mucho o poco tiempo. Lo cierto es que en estos diez años, los hermanos Alex y Ofelia Marín han pasado de no tener ninguna relación con el mundo de la hostelería, a  ser propietarios de una de las cadenas de restaurantes de de  mayor éxito de Madrid. Tan solo un año después de tener la idea, inauguraban Lamucca de Pez, en el barrio de Malasaña, convirtiéndose en el primer local de los seis que componen Lamucca Company.

El 2010 es el año de apertura de su segundo restaurante, Lamucca de Prado,  en el Barrio de las Letras, ocupando el local del famoso Café del Prado, cerrado en los años cuarenta del siglo pasado.  En el 2014  llega Lamucca de Almagro, en el centro del barrio de Chamberí y finalmente el año pasado abrió sus puertas el último, Lamucca de Serrano, en el emblemático Barrio de Salamanca. Con La Pescadería en el 2013 llega un cambio de registro, situado en el famoso Triball, considerada como la zona de vanguardia de Madrid, comprendida en el triangulo que forman entre las calles Ballesta, Desengaño y Corredera Baja de San Pablo. El pasado año, junto a él se inauguro el Club Fishermans, un club para socios y fiestas privadas especializado en ostras y sus maridajes.

Es evidente que la ubicación de cada uno de ellos ha sido seleccionada con precisión, en lugares de paso, no de destino. Todos ellos comparten la misma linea, una preocupación por la estética que se nota en una decoración muy cuidada, espacios amplios, ambientados musicalmente, y con un producto no  vinculado a un tipo de cocina determinada, simplemente platos que gusten de siempre o descubiertos en viajes. Su especialidad es elaborar los platos que mejor saben preparar. Cada local mantiene un cupo de platos distintos, que marcan su identidad, aunque la carta mantiene un núcleo troncal de nexo entre todos los restaurantes.

La esencia es degustar una comida de calidad, casera, y desenfadada con un servicio cercano y atento, en un entorno agradable y cuidado con esmero. Un amplio horario de cocina permite al cliente disfrutar de la mesa sin agobios,  con buena música y terminar saboreando una copa o un cóctel en la terraza.

Solo la solución de punto de venta de hostelería Ágora puede ofrecer la calidad y sencillez de uso junto con las herramientas tecnológicas de última generación, como la toma de comandas desde un smartphone o controlar el estado del negocio desde el móvil. La combinación perfecta que ha permitido que Lamucca se una también, como miles de negocios,  a la #ExperienciaAgora