Cobro en mesa: La última milla de la digitalización.

Una de las tendencias que se ha agudizado de manera evidente durante estos meses de pandemia es el pago con tarjeta. Si ya eran cada vez más frecuentes los pagos a través de métodos digitales, la seguridad frente al virus que confieren dichos métodos está propiciando que su penetración sea aún mayor.

Por eso, hoy en nuestro blog, rescatamos un artículo publicado semanas antes de que se decretara el estado de alarma y que, ahora si cabe, está aún más de actualidad:

Cobro en mesa: La última milla de la digitalización.

Datáfono inteligente
Datáfono inteligente

El Pin Pad

Dentro del mundo de la hostelería, El sistema punto de venta (TPV) ha ido comiendo terreno poco a poco a la tradicional caja registradora. Muchas son las ventajas que ofrece, pero hoy no vamos a hablar de ellas. Nos vamos a centrar en la última asignatura que tenemos pendiente: el cobro en mesa.

Cada vez es más habitual la toma de comandas desde dispositivos móviles, de manera que el camarero toma la comanda, y desde la propia mesa, la envía a cocina o a cualquier otra zona de preparación. Sin embargo, al efectuar el cobro, especialmente cuando se trata de pago con tarjeta, se hace necesario acudir al TPV para cerrar la transacción. Esto es neceario porque el datáfono no está conectado al TPV.
Para integrar el cobro con tarjeta dentro del flujo de trabajo el mercado nos ofrece diferentes alternativas. Diferentes alternativas para conquistar lo que hemos llamado “La Última Milla”:

Datáfono inteligente

Se trata de un datáfono, aparentemente “normal”, pero que cuenta con una aplicación de software embebida para el cobro en mesa. Esta aplicación es necesario integrarla con el software TPV y permite utilizar el TPV para realizar otra operación mientras estamos realizando el cobro en mesa.
Esta solución insta a utilizar PDAs u otros dispositivos móviles (tablets, etc) para el cobro, y por otro lado el datáfono. En algunos casos es un inconveniente porque obliga al camarero a emplear dos dispositivos. Sin embargo, también puede ser una ventaja en el caso de que las comandas no las tome la misma persona que realiza el cobro o que queramos disponer de más comanderas que datáfonos. También debemos tener en cuenta que esta solución limita las operaciones de cobro (división de ticket, gestión de propinas…), ya que dependemos de las funcionalidades que nos ofrece la aplicación del datáfono independientemente de las que incluye el software TPV de que disponemos.

Comandera con Pin Pad
Comandera con Pin Pad

Se trata de un dispositivo de cobro conectado por bluetooth a una comandera. Esta solución permite realizar el cobro desde la propia aplicación de comandas por lo que está totalmente integrado con el software TPV.

Aunque físicamente estén separados no resulta práctico utilizar un Pin Pad para varias comanderas, lo recomendable es contar con un Pind Pad por cada comendera que tengamos. El Pin Pad es de un tamaño mucho más reducido que el datáfono y permite utilizar cualquier hardware para comandas siempre y cuando lo admita el software TPV.

Comandera con Pin Pad incorporado

Comadera con Pin Pad incorporado
Comadera con Pin Pad incorporado

Se trata de un terminal de cobro integrado con una comandera. Esta alternativa ofrece un único dispositivo con el que el camarero puede tomar la comanda y realizar el cobro. Además, al igual que en el caso anterior, permite emplear toda la potencia del software TPV (realizar descuentos, dividir tickets, imprimir varias facturas…)

En ocasiones cuenta con una impresora de ticket integrada, por lo que además del justificante bancario, podemos imprimir el ticket en la propia mesa. Por contrapartida, estas impresoras suelen ser de un tamaño muy reducido, de manera que permiten pocas impresiones. Si optamos por una solución con impresora incorporada, debemos asegurarnos que sea compatible con nuestro software TPV.
Como veis soluciones hay, lo más importante es elegir la que más se ajusta al sistema de trabajo de nuestro local.

Sofía Galache. Marketing y Comunicación de IGT.